Un pueblecito llamado Sarrià

Sarrià fue una ciudad independiente hasta 1921, cuando este pequeño pueblo se anexionó a Barcelona. Al igual que Gràcia o Sants, sigue manteniendo su espíritu independiente. Descubre Sarrià como un lugareño más.
Sarrià: vents, torrents, torres i convents
"Sarrià: vientos, torrentes, villas y conventos" es un viejo dicho utilizado para describir lo que se puede encontrar en este pueblo de las colinas occidentales de Barcelona. Al principio, Sirriano, como se conocía en el siglo IX, era principalmente rural. Sin embargo, con el paso de los milenios, empezó a atraer a familias acomodadas, que buscaban su aire fresco y su bello entorno. Estas familias comenzaron a construir sus villas, torres, muchas de las cuales aún existen y confieren a este barrio un carácter especialmente encantador. Algunos de sus muchos conventos también existen hoy en día, proporcionando una auténtica sensación de pueblo. Aunque parezca mentira, Sarrià era un poco como la Toscana de hoy, con sus campos verdes y sus viñas.
Encuentra tu habitación en Sarrià
Recorriendo las calles de Sarrià
Este barrio es uno de los lugares más bonitos para vivir en Barcelona. Si buscas una vivienda para expatriados o la habitación perfecta en Sarrià, estás de suerte. Pasear por sus placitas y callejuelas te hará no querer salir nunca de tu nuevo barrio. El Carrer Major (Calle Mayor), que solía ser la antigua carretera que unía Barcelona con Sarrià, está flanqueado por encantadoras casas antiguas y preciosos bares y tiendas.

En la plaza de la Vila se encuentra el ayuntamiento, construido en 1896, donde se reúnen los gegants, que salen cada octubre para los desfiles de la Fiesta Mayor; en el Mercat de Sarrià, un edificio centenario, podrá hacer la compra como lo hacen los barceloneses. ¿Y por qué no darse un capricho? La panadería Foix de Sarrià es un lugar emblemático, con sus pasteles y bollería caseros y también porque el hijo de los propietarios originales, Josep Vicenç Foix, uno de los poetas esenciales de la literatura catalana del siglo XX, regentó la panadería hasta 1968.
Bravas y vermut
Después de alquilar un piso de larga temporada en Sarrià, hay que ir a tomar el vermut. Todos los que viven en Sarrià, y cualquier barcelonés, te dirán que los mejores vermuts de la ciudad son los del Bar Tomàs. También te hablarán de El Canalla y de su vermut. Ambas son bodegas tradicionales, donde podrás hablar con la gente que ha vivido en el barrio toda su vida. Si buscas una experiencia diferente, ve a El Tretze, donde podrás sentarte en su terraza al sol para disfrutar de sus especiales: boquerones, anchoas en vinagre, hummus de remolacha, chips de berenjena con miel de caña y lima o mollete de calamar en su tinta con alioli...

Vivir en Sarrià es tener todas las ventajas de un pueblo pequeño a sólo 20 minutos del centro de Barcelona. ¡Lo mejor de ambos mundos!
Encuentra tu hogar en Sarrià
Sarrià fue una ciudad independiente hasta 1921, cuando este pequeño pueblo se anexionó a Barcelona. Al igual que Gràcia o Sants, sigue manteniendo su espíritu independiente. Descubre Sarrià como un lugareño más.
Sarrià: vents, torrents, torres i convents
"Sarrià: vientos, torrentes, villas y conventos" es un viejo dicho utilizado para describir lo que se puede encontrar en este pueblo de las colinas occidentales de Barcelona. Al principio, Sirriano, como se conocía en el siglo IX, era principalmente rural. Sin embargo, con el paso de los milenios, empezó a atraer a familias acomodadas, que buscaban su aire fresco y su bello entorno. Estas familias comenzaron a construir sus villas, torres, muchas de las cuales aún existen y confieren a este barrio un carácter especialmente encantador. Algunos de sus muchos conventos también existen hoy en día, proporcionando una auténtica sensación de pueblo. Aunque parezca mentira, Sarrià era un poco como la Toscana de hoy, con sus campos verdes y sus viñas.
Encuentra tu habitación en Sarrià
Recorriendo las calles de Sarrià
Este barrio es uno de los lugares más bonitos para vivir en Barcelona. Si buscas una vivienda para expatriados o la habitación perfecta en Sarrià, estás de suerte. Pasear por sus placitas y callejuelas te hará no querer salir nunca de tu nuevo barrio. El Carrer Major (Calle Mayor), que solía ser la antigua carretera que unía Barcelona con Sarrià, está flanqueado por encantadoras casas antiguas y preciosos bares y tiendas.

En la plaza de la Vila se encuentra el ayuntamiento, construido en 1896, donde se reúnen los gegants, que salen cada octubre para los desfiles de la Fiesta Mayor; en el Mercat de Sarrià, un edificio centenario, podrá hacer la compra como lo hacen los barceloneses. ¿Y por qué no darse un capricho? La panadería Foix de Sarrià es un lugar emblemático, con sus pasteles y bollería caseros y también porque el hijo de los propietarios originales, Josep Vicenç Foix, uno de los poetas esenciales de la literatura catalana del siglo XX, regentó la panadería hasta 1968.
Bravas y vermut
Después de alquilar un piso de larga temporada en Sarrià, hay que ir a tomar el vermut. Todos los que viven en Sarrià, y cualquier barcelonés, te dirán que los mejores vermuts de la ciudad son los del Bar Tomàs. También te hablarán de El Canalla y de su vermut. Ambas son bodegas tradicionales, donde podrás hablar con la gente que ha vivido en el barrio toda su vida. Si buscas una experiencia diferente, ve a El Tretze, donde podrás sentarte en su terraza al sol para disfrutar de sus especiales: boquerones, anchoas en vinagre, hummus de remolacha, chips de berenjena con miel de caña y lima o mollete de calamar en su tinta con alioli...

Vivir en Sarrià es tener todas las ventajas de un pueblo pequeño a sólo 20 minutos del centro de Barcelona. ¡Lo mejor de ambos mundos!
Encuentra tu hogar en Sarrià
Programa una llamada con nuestro equipo aquí o
Contáctanos en sales@badi.com