¿Es legal subalquilar habitaciones en un piso compartido?

El subalquiler o subarriendo de habitaciones ha sido un tema de mucho interés en los últimos años. El número de viviendas compartidas ha aumentado y el mercado de habitaciones en alquiler se ha ido consolidando, sobretodo en grandes ciudades, de ahí su crecimiento.

¿Qué significa subarrendar?

Un subarriendo es aquel en que el contrato de alquiler se pacta con el inquilino o arrendatario que vive en un piso, en vez de hacerlo con el propietario o arrendador.

¿Qué dice la ley sobre subarrendar habitaciones?

Para saber cuál es la regulación básica y cómo subarrendar una habitación de forma legal, hay que tener en cuenta la Ley de Arrendamientos Urbanos (“LAU”), que es la norma reguladora del arrendamiento.

Si tienes interés en subarrendar una habitación, es importante tener presente que dicho subarriendo siempre irá ligado al contrato de arrendamiento principal. Esto significa que, cuando acabe el contrato de alquiler principal, también finalizará el subarriendo.

¿Cómo subarrendar una habitación legalmente?

Hay distintos parámetros que deberías tener en cuenta si quieres subalquilar las habitaciones de tu piso:

  • En primer lugar, para ser legal, el subarriendo deberá ser aceptado por el propietario o arrendador de la vivienda. Es habitual que los contratos de arrendamiento incluyan cláusulas que prohíben el subarriendo total o parcial de la vivienda. Revisa si es tu  caso y, si es así, deberás negociarlo con la propiedad, que tendrá la última palabra.
  • Aunque en el contrato de alquiler haya un consentimiento previo del propietario, deberás comunicarle igualmente la intención de subarrendar la habitación y también facilitarle la identidad del inquilino o subinquilino.
  • El subarriendo en ningún caso debe comprender toda la vivienda. Es decir, se puede subarrendar una habitación pero no un piso entero. El arrendatario inicial debe conservar parte de ella (otra habitación, por ejemplo). 

¿Debo redactar un contrato? ¿Cuánto puedo cobrar?

Cumplidos los requisitos anteriores (que lo acepte el propietario y que se alquile solo una parte del piso), el inquilino que subarrienda la habitación debe tener en cuenta que el precio o renta del subarriendo no puede exceder, en ningún caso, del que corresponda al arrendamiento.  Es decir, no es posible cobrar por una habitación más de lo que estás pagando por el piso entero.

Para mayor seguridad de las partes, el subarriendo debe hacerse constar por escrito en una comunicación en la que conste el precio pactado, la duración y las características de la habitación subarrendada, así como cualquier norma de convivencia necesaria y acompañar dicho escrito con una autorización de la propiedad. Aquí te contamos cómo redactar el contrato de alquiler de habitaciones.

Dado el carácter secundario del subarriendo respecto del alquiler principal, el inquilino que subarrienda una habitación debe ser consciente de su responsabilidad frente al arrendador o propietario de hacer cumplir al inquilino de la habitación las normas que pactó con el propietario en el contrato de alquiler de la vivienda.

En Cuatrecasas trabajamos de la mano del equipo de Badi para garantizar la tranquilidad de todos los usuarios que, a través de su app, deciden alquilar una habitación de manera segura y transparente.