Qué es y qué ventajas tiene el sale and lease back

El sale and lease back se traduce literalmente como venta y posterior arrendamiento. Es un tipo de operación muy frecuente en el mercado inmobiliario. Si quieres saber en qué consiste y qué ventajas tiene, te lo contamos.

Qué es el sale and lease back

El sale and lease back es una operación inmobiliaria similar al leasing pero a la inversa. Consiste en dos operaciones simultáneas: por un lado, una venta y por otro, la firma de un arrendamiento. Primero se produce la venta de un inmueble a un inversor, que puede ser una empresa o sociedad de leasing. A continuación se formalizar un contrato de arrendamiento a medio o largo plazo, generalmente con una duración de entre 10 y 20 años.

Por ejemplo: El Ayuntamiento de Barbastro quiere vender el edificio donde tiene las oficinas a un inversor americano. Al llevar a cabo una operación de sale and lease back el inversor americano comprará el inmueble, que pasará a ser de su titularidad y propiedad, e inmediatamente después, firmarán un contrato de alquiler por el que el Ayuntamiento pagará una cuota mensual al inversor. De esta manera el consistorio se deshace del inmueble pero puede seguir manteniendo sus oficinas en él.

Además, el contrato de arrendamiento suele incluir una opción de compra a favor del arrendatario, de forma que este pueda recuperar el inmueble vendido al término del contrato de arrendamiento.

En las operaciones de sale and lease back, los contratos de arrendamiento suelen estructurarse como arrendamientos triple net, lo que implica que el arrendatario asume todos los gastos e impuestos asociados al uso y propiedad del inmueble, de manera que las rentas que percibe el inversor son rentas netas.

Por qué recurrir al sale and lease back

Por qué recurrir al sale and lease back

Es una forma muy utilizada por empresas o entidades cuyo patrimonio es mayoritariamente inmobiliario y necesitan liquidez puesto que, a la misma vez obtienen liquidez del inmueble y pueden seguir disponiendo de él, también la opción a compra les da la oportunidad de recuperarlo en el futuro si la situación ha mejorado. 

Desde el punto de vista de los inversores esta es una forma de conseguir rentabilidad de la propiedad desde el primer día y con poco riesgo.

Sin embargo, antes de llevar a cabo una operación de sale and lease back ambas partes tienen que tener en cuenta algunos aspectos:

  • El vendedor de la propiedad debe valorar si el coste del alquiler en el tiempo acordado le compensa económicamente puesto que, si se alarga demasiado puede suponer unas pérdidas superiores a las que supondría mantener el bien inmueble en propiedad.
  • En cuanto al comprador, y posterior arrendatario, debe valorar muy bien la capacidad de pago del vendedor-arrendador ya que estas operaciones se llevan a cabo precisamente porque el propietario del inmueble tiene falta de liquidez, por lo que existe un riesgo de impago.

Ventajas del sale and lease back

Para el vendedor

  • Consigue liquidez de los activos en propiedad inmovilizados.
  • Flexibilidad. Este tipo de operaciones es muy flexible y depende enteramente del acuerdo al que hayan llegado libremente ambas partes.
  • Puede seguir disponiendo del inmueble y su uso a pesar de haber perdido la titularidad.

Para el comprador

  • Adquiere un bien muy rentable y, aunque con cierto riesgo, con un riesgo bajo.
  • La renta que recibe es una renta neta, no tiene que hacerse cargo de ningún gasto generado por el inmueble.

Si te interesa saber más sobre información inmobiliaria quizá puedan interesarte estos post: Es sector inmobiliario español recibirá una inversión de 7.500 millones en 2022, Zona Fira: el proyecto para la mayor conversión urbanística de Barcelona y muchos más aquí.