Los elevados precios de los alquileres han provocado que cada vez más estudiantes y jóvenes trabajadores decidan compartir piso y así ahorrar dinero mes a mes. Además del motivo económico, vivir con otros en lugar de vivir solo tiene muchas otras ventajas.

Ventajas de compartir piso

Ahorro: una de las principales ventajas de vivir con otros es el dinero que ahorras en el alquiler y los gastos del piso. Al ser más en la vivienda, los gastos quedan repartidos entre los compañeros de piso pudiendo así llegar menos agobiado a fin de mes. Por ejemplo, las facturas de luz y de gas se quedan divididas entre todos siendo el gasto por el consumo energético mucho menor. Además, en pisos compartidos es más fácil encontrar distintas formas de ahorrar en las facturas de luz o de gas. puedes encontrar algunos consejos para ahorrar aquí.

Conocer a gente: sin duda, la mayor ventaja de compartir piso cuando te mudas a una ciudad nueva es el conocer a gente. Adaptarse al ritmo de vida de una nueva ciudad puede ser difícil y más si no conoces a nadie. Compartir piso te permite conocer a gente nueva que pueden llegar a convertirse en buenos amigos con quien ir a tomar algo, salir de fiesta o vivir nuevas experiencias. Por eso, es muy importante elegir bien a tus compañeros de piso: busca a gente con aficiones o gustos similares a ti y que se encuentren en una situación parecida, en caso de que trabajes no compartas piso con estudiantes ya que el ritmo de vida es muy diferente entre ambos.

Tareas del hogar: en los pisos compartidos las tareas del hogar se reparten entre los inquilinos ahorrando así tiempo en tener que hacerlas por ti solo. Es muy importante llegar a un acuerdo y ser constante con las tareas del hogar ya que éste suele ser el principal conflicto en la convivencia entre compañeros de piso.

Otras ventajas: vivirás una nueva experiencia, obtendrás más responsabilidades económicas al tener que gestionar tus propios gastos, tendrás flexibilidad si quieres dejar el piso compartido e incluso podrás aprender idiomas si compartes piso con gente extranjera.

Antes de alquilar un piso con compañeros, te aconsejamos tener en cuenta varios aspectos:

Contrato de alquiler: existen varias maneras de firmar un contrato de alquiler de un piso compartido ya sea mediante un único contrato o a través de distintos contratos. Los alquileres en España están regidos por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en la que se indican todos los procedimientos a seguir a la hora de alquilar pisos como por ejemplo la duración del contrato o los desahucios, entre otras cosas. Antes de entrar en un piso compartido, entérate bien de qué tipo de contrato tienen, ya que es más conveniente pagar únicamente tu parte a través de un contrato por cada inquilino.

Suministros energéticos: infórmate sobre el estado de los suministros de luz y de gas antes de alquilar un piso compartido. Es posible que los suministros estén dados de baja y tengas que pagar por el alta o, en caso contrario, que estén dados de alta y simplemente tengas que cambiar o el titular de contrato o la domiciliación bancaria. Es importante saber a qué distribuidora están vinculados los suministros del piso para ponerte en contacto con ellos en caso de que surja cualquier problema. Las distribuidoras de energía en España están asignadas por zona geográfica siendo Iberdrola, Naturgy y Endesa las que más territorio peninsular cubren. Si ésta última es la distribuidora asignada a tu zona y necesitas ponerte en contacto con ellos, puedes acceder a toda la información de contacto de Endesa en el siguiente enlace.