A la hora de alquilar una habitación, surgen una serie de dudas respecto a los impuestos. Si no estás seguro sobre cuáles debes pagar, te lo aclaramos.

Cuando se vive solo en un piso, no hay ninguna duda sobre los importes que debemos pagar, pero si se alquila una habitación a alguien, el asunto es diferente. El punto de las facturas y el alquiler es fácil, pues solo hay que dividir, pero el tema de los impuestos es otra historia. Muchos usuarios desconocen sus derechos y por ello terminan pagando más de la cuenta, por lo que es imprescindible conocer cómo funciona el sistema. Aunque pueda parecer complicado, verás que resulta sencillo una vez aprendidos los impuestos en cuestión y su mecánica.

IVA, IRPF y reducciones

El impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) no ha de pagarse en un alquiler convencional. Si el inquilino usa el piso como su vivienda habitual y no como espacio de trabajo, el dueño tiene el derecho de deducir un 60% de los beneficios. Siendo así, únicamente tendrá que declarar un 40%. Este es solo un ejemplo de las reducciones posibles que pueden llevarse a cabo, que dependerán de las circunstancias personales de cada individuo. En consecuencia, el valor del impuesto a pagar por parte del dueño será uno u otro en función de las características de cada vivienda y su situación particular.

ITP y AJD

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Actos Jurídicos Documentados (AJD) se atribuye normalmente a la compra de viviendas, pero lo cierto es que también repercute a las de alquiler. Este tributo ha de abonarlo el inquilino, y se paga solo una ocasión. Una vez que se ha firmado el contrato, se han de esperar 30 días para pagarlo. Su precio no es muy elevado, aunque depende de la comunidad autónoma a la que pertenezca el piso. Por lo general, una persona que haya alquilado una vivienda por tres años a un precio de 650 euros al mes tendrá que pagar unos 92 euros.

En el caso de alquilar una habitación, lo justo es que este impuesto se divida entre las personas que ocupan la vivienda. Si el propietario convive con su inquilino, deberían pagar a medias. En el caso de ser un piso de estudiantes que pretendan quedarse un largo tiempo, cada uno debería abonar una parte proporcional. Por último, de acuerdo con la nueva modificación de la ley, si el propietario todavía está pagando la hipoteca, entonces es el banco quien debe hacerse cargo de este tributo, así que no habría que abonarlo.

*Leer aviso legal a continuación