Los datos hablan por sí solos. Desde el inicio de la recesión económica en 2007, España se ha europeizado en lo que a las viviendas se refiere. Esto significa que cada vez más personas optan por vivir en alquiler y compartir piso. Según datos de ‘Eurostat’, los jóvenes, y no tan jóvenes, han roto el modelo tradicional de hipotecarse de otras generaciones, hasta el punto de crecer en un 22,3% las viviendas alquiladas en la última década. La parte negativa para el arrendatario es que existe mayor competencia, por lo que no le queda otra que esmerarse para diferenciarse de la competencia. ¿Quieres saber cuánto cobrar por alquilar una habitación y cómo sacar el mayor beneficio? Aquí van una serie de consejos prácticos.

No dudes en reformar e invertir en mobiliario nuevo

Antes de dar cualquier paso, toca rascarse el bolsillo. Los muebles al estilo de la serie ‘Cuéntame’ ya no funcionan. El inquilino del siglo XXI reclama mobiliario moderno y funcional para sacar el máximo rendimiento al espacio, completando el pack de requisitos básicos: fibra óptica a la hora de hablar de Internet, televisores de plasma y aire acondicionado porque con el cambio climático los veranos son cada vez más calurosos en España. Pero no vale solo realizar un lavado de cara superficial al piso. Por ejemplo, si las losas del piso de baño están muy deterioradas puedes cambiarlas, no te preocupes y si tu presupuesto no es muy grande, puedes considerar utilizar revestimientos que puedes colocar tú mismo sobre las baldosas.

Estudia cuánto cobrar por alquilar una habitación en esa zona

En el siguiente paso y con el piso a punto, la principal duda que le surge a cualquiera es saber cuánto se cobra por alquilar una habitación. Obviamente, el precio va a acorde a las prestaciones del inmueble y a la zona en qué esté ubicado. En cualquier caso, siempre ayuda a tener más claro el valor real de la habituación realizando un pequeño estudio. En el pasado bastaba darse una vuelta a pie para hacerse una idea sobre los precios que se manejan en el barrio contemplando fachadas y balcones, ya que, antiguamente, todo el mundo recurría a los carteles. Sin embargo, los tiempos han cambiado e Internet ha revolucionado también modo de anunciarse. Por lo tanto, es más práctico analizar a la competencia en webs especializadas como badi, que te ayudarán a tener una mejor idea de cuánto se gana alquilando una habitación.

Ponte en manos de profesionales

Evidentemente, el boca a boca sigue funcionando, pero no hay nada más efectivo a la hora de alquilar que recurrir a profesionales del sector, como es el caso de badi. Al inquilino le otorga más seguridad saber que hay un intermediario velando por sus intereses que directamente fiarse de un casero sin valoraciones en el mundo virtual. Y es que el perfil online cuenta y mucho, por lo que nada como ponerse en manos de expertos para exprimir las posibilidades que ofrece el marketing digital para vender un producto.

Recurre al poder de la imagen

Como dice el refranero ‘una imagen vale más que 1000 palabras’. Saca tu vena artística detrás de la cámara y dedica una tarde a fotografiar los rincones más acogedores del piso. Eso sí, no dudes en tenerlo limpio y ordenado, tanto el día del ‘book’ fotográfico como el que lo mostrarás en persona, porque son dos factores determinantes para cualquier inquilino potencial.