Aunque no hay un precio universal o una verdad absoluta, existen una serie de características de que pueden condicionar el precio del arrendamiento. Factores como la ubicación, las facilidades con las que cuenta el inmueble o las condiciones en las que se encuentra el mismo. En la situación ideal te podrías asesorar con un profesional o un experto en inmuebles para determinar el precio de alquiler. Pero esto obviamente es incurrir en costos, si por el contrario deseas hacerlo por tu propia cuenta aquí te damos unos pequeños tips.

¿Qué se debe tener en cuenta para fijar el precio de alquiler de pisos a particulares en Madrid?

Revisar las fuerzas de oferta y demanda: Esto es mucho menos complicado de los que suena. En resumen hace referencia a revisar qué es lo que quiere el mercado. Madrid por ejemplo es una gran ciudad en la que diariamente hay miles de personas buscando un lugar donde quedarse. Es una ciudad con gran cantidad de estudiantes y nuevos trabajadores, que buscan básicamente un lugar que cuente con las instalaciones básicas, buena iluminación, ubicación favorecedora, con líneas de transporte cercanas, supermercados etc. Zonas como Chamberí, Arapiles, Gaztambide, que se encuentran más cerca de las universidades de la ciudad tienden a tener mayor demanda y por esa razón los precios de las viviendas pueden ser más elevados. Sin embargo, eso no es siempre lo más importante. Es decir, lo primero que se debe revisar es que el espacio que quieres arrendar, sea una espacio en el que tú mismo quisieras estar y por el que estarías dispuesto a pagar.

Las condiciones del inmueble: Lo segundo por verificar, es ver en qué estado se encuentra la propiedad. Con qué facilidades cuenta. Aunque hay un precio medio de acuerdo a ubicación y tamaño de los pisos, se debe tener en cuenta si por ejemplo, se arrienda un espacio ya amueblado o si es un edificio inteligente. El número de baños, la disponibilidad de zonas verdes o el espacio de parqueadero también afectarán el precio definitivo.

Comparar los precios medios e inmuebles similares: Finalmente, cuando ya sabes con el tipo de espacio que cuentas para alquilar, puedes buscar precios áreas semejantes en el mercado. De acuerdo con las estadísticas de badi, el precio medio de una habitación en Madrid es de aproximadamente 394 euros. 

Aunque realmente el cuánto pagar por alquilar una habitación, depende por supuesto del resto de factores analizados. Comparar el precio por metro cuadrado de apartamentos similares en la misma zona es también una buena estrategia.

Costo de las utilidades: Esto es algo muy importante al tomar en cuenta cuánto cobrarás por alquilar un piso o una habitación, ¿los servicios estarán incluidos en la renta o se dividirán entre los badis? Hay servicios que son un poco más económicos que otros y cuyos costes mensuales puedes calcular fácilmente; por ejemplo, el Internet tendrá un costo determinado independientemente de cuántas personas vivan en la casa (contrario quizá a los costes de la luz), de esta forma puedes incluir este gasto dentro de la renta mensual de tu badi. Por supuesto, no olvides tu tomarlo en cuenta al momento de definir cuánto cobrarás por rentar la habitación o el piso.

El depósito y otros aspectos a tener en cuenta: Muchas veces cuando se está pensando en arrendar, una de las primeras inquietudes que surge es si quieres alquilar tu espacio a desconocidos y cómo van a tratar ellos del inmueble. Incluso con los servicios de intermediarios esto parecía muy difícil de controlar, pues ellos mismos no eran tan cuidadosos como el mismo propietario. Y por esa razón el depósito para cubrir riesgos debía ser mayor. Pero ante la gran competencia en el mercado, lo ideal es utilizar herramientas como badi, que te permitan la elección de arrendatarios confiables y verificados. Que te permitan tener el control de tu inmueble incluso desde tu teléfono móvil.

En conclusión, Madrid se destaca en España por ser una de las ciudades con mayor demanda de inmuebles en el país. Especialmente por universitarios. Y es por esta razón, que si quieres alquilar una habitación o piso, no será demasiado difícil encontrar un particular que quiera vivir allí. Lo importante es tener un espacio acogedor y escoger los arrendatarios que más se ajusten a tus necesidades. Siempre velando por la seguridad de tu propiedad.