El alquiler de habitaciones está regulado por el código civil y, el alquiler de pisos, por la ley de arrendamientos urbanos. Esto afecta, sobre todo, a los contratos de alquiler y a los plazos de los mismos. En este post, te desgranamos los pros y contras de alquilar tu piso en su totalidad, o por habitaciones.

Responsabilidades, garantías y ventajas fiscales

Habitaciones

Cuando alquilas tu piso por habitaciones, la responsabilidad se diluye y recae en cada inquilino y no en alguien en particular.

Si alquilas el piso por habitaciones también deberás declarar a hacienda. Con gran seguridad, no solo tendrás a una persona o una pareja en el mismo año, sino que habrá más rotación por lo que tendrás que hacer más cuentas y no todos tendrán el piso como vivienda habitual. Por otro lado, debes saber que el inquilino no tiene derecho a desgravar si elige esta modalidad.

Si los inquilinos no tienen tu piso como vivienda habitual, no podrás tener ventajas fiscales de esos ingresos. Asegúrate con un gestor de este punto, para no tener problemas después.

Piso

Cuando alquilas el piso a una sola persona como vivienda habitual, te aseguras que la responsabilidad de mantener el inmueble en condiciones recaiga en una persona (o pareja, familia, etc). 

En el alquiler de vivienda habitual, si eres propietario, tienes más ventajas fiscales ya que estás exento de IVA. Para ello, debes declarar los beneficios que obtengas por el arrendamiento de la vivienda. De hecho, podrás deducirte entre un 60% a un 100% del precio del alquiler en la declaración de la renta. El inquilino, en este caso, también tiene derecho a desgravar.

Contratos, pagos y rotación

Habitaciones

Lo bueno de alquilar el piso por habitaciones es que tienes más libertad, ya que no existe un sistema de prórroga obligatoria. La duración del contrato es el que se pacte en el contrato y el precio de la habitación, también podrá variar.

¿Lo malo? Deberás hacer varios contratos y con personas diferentes. Debido a la irregularidad de alquilar por habitaciones, también podrías hacer frente a impagos, aunque hay maneras de asegurarte cobrar con regularidad el alquiler de una habitación.

En cualquier caso, si existe impago de una habitación, el período de este problema será siempre menor que en el de un piso.

Piso

Para alquilar un piso en su totalidad, la duración del arrendamiento hasta ahora era de mínimo tres años. Debido a esta nueva ley, los nuevos contratos, serán de cinco años.

¿Lo bueno? Solo tendrás que hacer un contrato, por lo que te evitarás las idas y venidas consecuencia de alquilar a distintos inquilinos en el período de un año. Alquilar el piso entero te asegura tener todo el año cubierto y no solo los períodos lectivos. 

¿Lo malo? En el caso de impagos, deberás tener un seguro que cubra los meses que no te paguen.

En resumen

Elegir si quieres alquilar tu piso en su totalidad o por habitaciones es una gran decisión. Por ello, es importante escoger bien a las personas a las que vas a dejar tu vivienda. En badi, utilizamos inteligencia artificial para conseguirte los mejores inquilinos y que tomes la decisión con mayor tranquilidad.