Ya no somos idealistas, somos realistas.

Actualizado el Thursday, 22 July, 2021

“Compartir piso es amazing”. Este fue precisamente el hilo conductor de  nuestra campaña publicitaria en 2018, visible en la mayoría de las principales  ciudades europeas como Barcelona, Madrid, Londres o París. Pasado el  tiempo, nos hemos dado cuenta de que el mensaje era demasiado  aspiracional y no encajaba con la realidad de muchas personas. Sabemos que  compartir piso no siempre es “amazing”, ha llegado la hora de ser honestos  con nosotros mismos y con nuestra comunidad, sin miedo a decir la verdad. 

La pandemia nos hizo dar un paso atrás, tuvimos tiempo de pensar y volver a  las raíces de Badi. Creé este proyecto porque me encontré en una situación  complicada, igual que miles de personas. En 2015, mi búsqueda de piso se  convirtió en una pesadilla y fue en ese momento en el que decidí lanzar Badi  para facilitar el proceso de alquiler tanto a propietarios como a inquilinos. 

Nuestro foco siempre ha sido desarrollar una plataforma que se sirva de la  tecnología para solucionar muchas de las ineficiencias del mercado. Desde  nuestro lanzamiento, hemos conseguido conectar a más de 6M de personas y  eso es algo que me enorgullece cada vez que lo pienso.  

En un sector como el inmobiliario, poco transparente y lleno de dificultades,  prometer un mundo mejor y perfecto ya no cuela. Barcelona y Madrid no son  Gotham, ni Badi un Batman que solucionará todos sus problemas por arte de  magia, tan solo queremos que las personas tengan un acceso un poco más  fácil y eficiente a la vivienda, y encuentren un lugar en el que vivir a gusto  según sus necesidades.

El impacto de la vivienda en la vida de un ciudadano medio es inmenso,  invertirá del 30% al 70% de todo el dinero que gane el resto de su vida. Es una  decisión importante y a la vez un proceso analógico, poco eficiente y además  costoso (tasas, comisiones, etc).  

Hoy en día, una persona necesita buscar a través de miles de anuncios  duplicados, realizar más de 20 llamadas de media y rezar antes de cada visita  para que el piso cumpla con la descripción del anuncio. Si consigue encontrar  lo que busca, deberá realizar múltiples transferencias como la comisión de la  agencia, dos meses de fianza y el mes en curso lo más rápido posible para que  no se le escape de las manos a la vez que envía múltiples documentos para  demostrar su solvencia. Si a todo esto le sumamos que la comunicación del  sector insiste en presentar un mundo idealizado, queda claro que hay  demasiada distancia entre la realidad del consumidor y el mundo  inmobiliario. 

En Badi ya no somos idealistas, somos realistas. Buscar vivienda en alquiler es  complicado, pero queremos facilitar el proceso al máximo. Hemos conseguido  eliminar duplicados, añadir valor y veracidad a cada anuncio y reducir las 20  llamadas a 5 “clicks” necesarios para alquilar una propiedad. Esto no significa  que nos convirtamos en LA SOLUCIÓN, pero sí en una herramienta más  eficiente, transparente y útil a través de la tecnología. 

Esta es la razón por la que Badi sale con una nueva campaña que pide  honestidad y realismo en un sector demasiado idealizado. Nuestra campaña  es un “boicot” a nosotros mismos. Hacemos un llamamiento a que los portales  dejen de hacer promesas irrealizables, y se acerquen mucho más a la realidad del consumidor. 

Ya lo decía Luis Bassat: – “Que alguien crea en nuestro producto y lo compre  una vez significa que empieza a prestarnos su confianza, pero nos obliga a  no defraudarla”.

Badi trabaja para el consumidor, invierte talento y dinero en  tecnología para que la experiencia de consumo mejore.  

Miro al futuro con ilusión para poder proporcionar una experiencia  inolvidable y honesta a todos nuestros usuarios.  

 

 

 

 

Carlos Pierre, CEO y Founder de Badi