Encontrar la habitación ideal requiere tiempo, pero nosotros te facilitamos el trabajo. Aquí tienes una guía con los precios más extendidos en Europa.

A medida que pasan los días, más personas se plantean compartir su casa con otros individuos. Esta opción tiene múltiples ventajas económicas, pues permite dividir los gastos de la renta y de las facturas. De este modo, es más fácil llegar a fin de mes, y costearse algunos caprichos deja de ser una excepción para días especiales. La demanda de estas viviendas es alta, así que lo mejor es hacerte con la app de badi para encontrar a un compañero. Gracias al sistema de matching, puedes encontrar a alguien con el que te sientas afín. Si por el contrario eres el que busca habitación, a veces la cosa se hace más difícil, dado que los precios pueden variar sorprendentemente entre las zonas más o menos solicitadas.

Si eres un usuario que busca habitación, puedes crearte un perfil badi y con todo lo que quieras especificar para hacerte más accesible a las ofertas. Antes de ponerte a buscar, lo mejor es que prepares un presupuesto y calcules cuánto serás capaz de pagar cada mes (con y sin facturas). Tras ello, podrás decidir la zona en la que vivirás. Sea en la ciudad que sea, hay que tener en cuenta que cuanto más céntrica sea la vivienda, más cara será. La mayoría también quiere tener cerca el transporte público, supermercados, tiendas variadas y las calles más transitadas, así que la competencia es grande por lo que puedes activar el mapa de geolocalización en la app de badi para encontrar los alojamientos más cercanos a tu punto de interés. Asimismo, las metrópolis más reconocidas o con más puestos de trabajo suelen ser las más caras.

A pesar de que los precios varían según la temporada del año, París y Londres se mantienen en el top de las ciudades con las habitaciones más costosas (la media está en 1200 euros). Las ciudades más costosas en España son Madrid y Barcelona con una media de 400 euros. No obstante, no hay que desesperar, ya que, si nos separamos un poco del centro, se pueden encontrar ofertas puntuales. En el caso de estar interesado, visita badi y aprovecha tu oportunidad tan pronto como aparezca. Desde la app, puedes reservar tu habitación en cualquier momento, independientemente del sitio en el que estés, badi guardará tu plaza. Bilbao y San Sebastián se aproximan a las capitales mencionadas. Tienen una media de unos 330-350 euros, y están solicitadas durante todo el año.

Aquellos que busquen un cuarto más económico, pueden elegir ciudades como Sevilla o Valencia, cuya media está en 320 euros aproximadamente. Dentro de las ciudades europeas más baratas destaca Budapest, con una media de 250 euros de alquiler al mes. Si eres estudiante y aún no tienes pensado a qué centro de enseñanza ir, escoger uno que se encuentre en una de estas metrópolis puede ser de ayuda a la hora de pagar el alquiler mensual. Al igual que en el caso anterior, podrás encontrar pisos más económicos en las afueras. Si te planteas vivir en una de las viviendas más apartadas del centro, simplemente suma el coste del transporte y el alquiler para ver si te sale rentable y por ende ya tienes nuevo hogar.

En conclusión, alquilar un apartamento en Barcelona, Madrid, Londres o París es un gasto notable, por lo que optar por una habitación es una excelente opción. España tiene un amplio abanico de ciudades donde elegir además de éstas o las mencionadas, como por ejemplo Málaga o Palma de Mallorca, cuyo alquiler oscila entre 250 y 300 euros. Escoge cuál es la zona perfecta para ti y empieza tu aventura.