Si eres propietario, seguro que te preocupa qué puedes pedir (y qué no) a tu inquilino. Si además, te has decidido a alquilar las habitaciones del piso donde vives, seguro que tendrás alguna que otra duda. ¡Te la despejamos!

Cosas que has de saber sí o sí:

  • No puedes pedir más de dos mensualidades como fianza.
  • La duración mínima del contrato será de 5 años y la prórroga, de 3 años.

¿Quién paga los gastos de la formalización del contrato?

Los gastos de formalización del contrato y de gestión inmobiliaria, estarán a cargo del arrendador si éste es una persona jurídica es decir una empresa o sociedad.

No obstante, dependiendo de la localidad donde vivas estos gastos pueden pagarse por el inquilino o por el propietario. Además, las inmobiliarias a veces solicitan el pago de una mensualidad extra para cubrir gastos como este, dentro de la comisión que se ganan por la gestión.

¿Qué es el ITP?

El impuesto a las Transmisiones Patrimoniales (ITP) sobre los arrendamientos, está vigente en España desde los años 90; Sin embargo, muchas personas lo pasaban por alto hasta que Madrid, Barcelona y Andalucía lo hicieron obligatorio.

Así que si el inmueble que quieres alquilar está en alguna de estas ciudades, ¡ten cuidado! Hay sanciones por el incumplimiento del pago del ITP que pueden suponer hasta el 75% de la deuda.

Plazo mínimo de la duración del contrato

En principio las partes tienen la libertad de pactar la duración máxima del contrato. Sin embargo, según la última actualización de la ley, el plazo mínimo es de 5 años y de 7 si el arrendador de una persona jurídica.

Prórroga, ¿quién la establece?

La prórroga se hace automática después de cumplido el contrato y es por un año más. Esto es, hasta que el arrendatario te comunique, con 30 días de antelación a la fecha de vencimiento, que no quiere renovarlo.

Por otro lado, tampoco se hará efectiva la renovación automática si avisas que tienes la necesidad de usar la vivienda personalmente, o un familiar tuyo de primer grado.

¿Es posible finalizar el contrato antes de tiempo?

La persona que ha alquilado puede, pasados los primeros 6 meses, finalizar el contrato. ¡Claro!, con la condición de que te lo notifique 30 días antes de la fecha en la que piensa abandonar el inmueble.

En caso de que no hayan pasado 6 meses deberá indemnizarte.

Así se decide cuánto dinero pagar a modo de renta mensual

Se trata de una elección libre que puede ser negociada entre las partes. Es importante que sepas que el pago debe efectuarse los primeros 7 días del mes y no se te permite pedir pago anticipado.

¿Cuánto dinero puedo pedir como fianza y avales?

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que data de 1994 pero fue modificada recientemente, establece en su artículo 36 que puedes solicitar la cantidad equivalente a una mensualidad por motivo de fianza; o dos, si el uso que le darán al inmueble no es el de una vivienda.

Antes la norma establecía que podías pactar cualquier tipo de garantía adicional, pero ahora esto se ha limitado a un máximo de dos mensualidades por concepto de avales extras. Esto, siempre que no se trate de un contrato de larga duración.

Sobre las obras a realizar en el inmueble

Aquí todo queda de tu parte. Es decir, la invitación es a negociar todo lo que tenga que ver con mejoras y renovaciones durante el tiempo que dure el alquiler.

El artículo 21 establece que como arrendador estás obligado a realizar todas las reparaciones, siempre y cuando los daños no los haya realizado la persona a quien le alquilas.

También es importante que sepas que los habitantes no pueden ejecutar obras que modifiquen la configuración del inmueble sin tu consentimiento.

¿Puedes aumentar el pago del alquiler para realizar mejoras en el inmueble?

Sí, pero una vez hayan transcurrido 3 años desde el primer día de la firma del contrato. Esto no podrá pasar si el documento legal que firmaron establece lo contrario.

Recuerda que, aunque alquiles una habitación, en badi te recomendamos tener el contrato por escrito y recibir las mensualidades, a ser posible, por transferencia bancaria. Así, ni propietario ni inquilino tendrán dudas sobre si se ha pagado o no el mes o quién paga qué.