Llegar a un espacio nuevo y desconocido y sentirte como en casa no es fácil. Cuando alquilas un apartamento siempre hay un proceso de adaptación hasta que este se convierte en tu hogar.

No hay nada mejor que entrar a tu nueva habitación en un apartamento en Valencia y sentirte cómodo y acogido. Pero esto no siempre es así, por eso mismo hay que señalar que las casas compartidas también son hogares que necesitan mimo y dedicación para que cuando alguien encuentre la suya no la deje escapar.

 Para encontrar a la persona ideal con quien compartir tu casa y que ésta desee vivir en ella, tienes que transmitir que la sientes tuya, pero a la vez que hay espacio para que uno más haga de ella su hogar. Por lo cual, muéstrale que no solo habitas en tu habitación, sino que el resto de la casa te importa tanto como ella.

Cuídalo, ponle alma y hazlo tuyo

Un hogar con vida es un hogar feliz, por eso, cuando quieres poner tu apartamento en alquiler para compartirlo con alguien, tienes que cuidarlo y dedicarle tiempo a hacer de esas cuatro paredes la casa de tus (y sus) sueños.

 Para empezar, tienes que pensar en qué tipo de espacio y entorno quieres que te envuelva y como te gustaría compartirlo. Los colores, el tipo de materiales que definen el espacio y la personalidad que transmita tu casa van a hacer que tanto tú como tu badi la disfrutéis al máximo.

Comparte espacios vivos

Los espacio de tránsito, como el pasillo o la entrada son ambientes que muchas veces no piensas que necesitan mucha dedicación, ya que no pasas mucho tiempo ahí. Sin embargo, la entrada o recibidor es lo primero que ves al adentrarte en una casa, lo que te transmite la primera sensación, te da la primera bofetada o el primer abrazo. Por lo tanto, también tienes que teñirlo con tu historia y apropiarte de él, ya que es como la portada del libro que atrapa a su lector.

Tu habitación es tu rincón favorito y por eso acumulas en ella todas tus cosas más preciadas, ¿Pero qué pasa si haces del salón también un espacio especial? No te ciñas a encerrar en tu cuarto las cosas bonitas que te definen y hacen que sientas que es tu hogar, compártelo con tu badi y ganaréis en confianza. Un espacio no aséptico y decorado con cariño, hará que tu compañera/o también se apropie de él y disfrute compartiendo sus cosas contigo.

 No olvides que el baño y la cocina también forman parte de la casa y son espacios perfectos para habitarlos con plantas y decorarlos con cerámica vintage, aportando un toque hogareño y cálido. No dejes que se queden al margen de la decoración del resto de la casa.

 Recuerda, primero tienes que sentir que tu casa es tu hogar para que cuando llegue tu badi encuentre confort y calidez. ¡Abraza y mima tu casa para mantenerla con vida!