Cada vez es más sencillo mudarse gracias a plataformas como badi, una herramienta ideal para encontrar una habitación o una vivienda en alquiler, y es que hace conexiones inteligentes entre personas, ciudades, gustos y presupuestos, para que encuentres el piso ideal para tí. Lo malo es que de esta forma llega pronto el tiempo de la mudanza, sin duda un trámite engorroso, pero del que cualquiera puede salir airoso si se organiza bien.

Realizar una mudanza no solo es un reto logístico, sino también un proceso emocional: el estrés y el cansancio físico se unen a las consecuencias emocionales que producen el hecho de abandonar un hogar para enfrentarse al desafío de crear uno nuevo. Afortunadamente, en badi no solo encontrarás cómo alquilar una habitación, sino una serie de trucos que te permitirán sobrevivir a la siguiente gran hazaña: la mudanza.

Aprovecha para hacer limpieza

Si ya por fin terminaste de buscar un piso y no moriste en el intento ¡Felicidades! Ahora solo toca enfrentarse a la mudanza. Y no hay que temer…si nos organizamos. Aprovecha la oportunidad que te brinda la mudanza para deshacerte de todo aquello que no necesitas, de todas las cosas acumuladas. Para ello plantéate tres listas: qué tirar, qué dar o vender y qué conservar. ¡Recuerda tener siempre en cuenta el tamaño de la nueva vivienda y sus espacios de almacenaje!

Necesitas un plan y ser muy organizado

A la hora de enfrentarse al gran día, debes pensar cuál será tu papel en la mudanza. Es esencial saber si puedes asumir el empaquetado y desmontaje de los muebles, así como la organización de todos los enseres personales que vas a trasladar. Por otro lado, también hay que ser consciente de si se vas a poder realizar tú mismo el transporte o si, por lo contrario, será necesario contratar a una empresa profesional.

Lo importante es evitar la improvisación y tener bien claro decisiones tan importantes como las fechas de la mudanza, la solicitud de los permisos de estacionamiento en la nueva dirección y los permisos laborales por mudanza, el cálculo del volumen o la cantidad de muebles y enseres a desplazar y, llegado el caso, contratar a una empresa dejando muy claras todas tus necesidades. Además, es muy importante calcular los costes que supone una mudanza, con los materiales de embalaje, el vehículo de transporte e incluso el precio del salario de los operarios.

La víspera y el tan temido día de la mudanza

Durante el día previo al traslado es recomendable apagar y desenchufar todos los electrodomésticos, sobre todo aquellos que tienen fluidos como la lavadora o el frigorífico; mientras que el gran día de la mudanza es muy aconsejable que seas tú quien transportes los objetos de valor y documentos personales (dinero, obras de arte, joyas…). Por supuesto, es imprescindible que estés presente tanto en el momento de carga como de descarga en el nuevo emplazamiento, lo que te permitirá indicar en qué estancia va cada caja y mueble para ahorrarte un precioso tiempo.

Apúntate al método Marie Kondo

Una vez que ya está realizada la mudanza queda la parte más divertida, pero también la más agotadora: desempaquetar, colocar cada cosa en su sitio y… ¡crear un hogar! Utiliza la sabiduría de la japonesa más famosa, Marie Kondo, cuyo método para organizar las casas es infalible. Según Kondo, a través del orden y la organización se consigue la felicidad, tan solo hay que distinguir cuales de tus posesiones te hacen feliz. The KonMari Method es una fusión de coaching inspiracional, Feng Shui y filosofía oriental que convertirá tu nueva casa en un lugar práctico, funcional y con el estilo deco minimalista tan de moda estos días.